jueves, 14 de febrero de 2013

Cuando la línea recta se convirtió en espiral

Andaba yo perdida, a orillas de Danubio, mientras la rectitud armónica de la música de Mozart
que había escuchado la noche de antes en el teatro de la ópera de Viena, cuando movida por un
atípico instinto, desvié mi trayectoría hacía la izquierda.
Me encontré de repente perdida en un arcoiris arquitectónico, me había convertido en Alicia en el país de las Maravillas.
Había llegado al barrio de Hunderwatsser.

Friedensreich Hunderwatsser , fue un artista austríaco, de raíces judías, que como víctima de la generación nazi, cultivó un anti-totalitarismo y existencialismo basados en la rotura de la "geometría " del Tercer Reich.
Partiendo de la base de que el arte es el puente que une al ser humano con la naturaleza, creó una corriente artística, filosófica, arquitectónica y cultural en la Viena de los 60.
La espiral 

Una de las teorías que más me impactó fue "la teoría de las cinco pieles".
Al bautizar a la línea recta como "la herramienta del diablo", este artista adopta la espiral como símbolo representativo del Surralismo Automático. El ser humano es pues, una espiral, ya que
 nos relacionasmos con la realidad exterior gracias a cinco capas concéntricas, cinco niveles de conciencia sucesivos respecto al yo interior profundo.
Yo y mi "Toilet position" frente al Hundertwsserhauss



  • Primera piel: epidermis. Es la que nos regala la naturaleza, forma nuestra belleza y nuestra armonía y también nuestra creatividad.

    • Segunda piel: ropa. Se basa en la renuncia de la moda y de la sociedad de consumo. Una vez más hace un llamamiento a la creatividad , para acabar con la uniformidad del vestuario. El nudismo es la clave.
    • Tercera piel: la casa. La arquitectura funcional y geométrica es un ataque al medio ambiente, a la naturaleza y al hombre. Si rompemos con las líneas rectas, si cultivamos plantas en nuestro hogar y añadímos color a nuestro entorno, encontraremos la harmonía.
    • Cuarta piel: la identidad y el ambiente social. El hecho de pertenecer a un país y/o a un grupo social determinado, nos convierte en seres conformistas. Si conseguimos liberarnos de nuestra moral e ideología de una forma creativa, podremos considerarnos seres libres.
    • Quinta piel: el ambiente global, la ecología y la creación. Sólo si conseguimos ser tolerantes y pacíficos repetando el medio ambiente conseguiremos estar en Paz con la naturaleza. Aquí , el artista defiende la teoría del "Humo -Humus-Humanitas"  (o "El manifiesto de la Santa Mierda"), en la que el ser humano se integraría al ciclo natural de transformación de la materia. ¿Cómo? Mediante los aseos de humus.En la casa sana, los aseos de humus se integran en el ciclo orgánico de los árboles inquilino y de los tejados con vegetación. Quiere restablecer  el ciclo artificialmente interrumpido, de la mierda a la comida. Invertir el ciclo natural significa atribuirle el valor espiritual del mito de la energía vital. De esta forma la materia fecal espiritualizada adquiere el poder inmaterial de la energía cósmica. Se convierte en el elemento constitutivo de nuestra resurrección…
    Teoría de las cinco pieles
                                                                                      
     Bueno después de todo esto queda claro mi asombro cuando ante mis ojos se ergía una fachada sin una línea recta, caótica , en la que bien podría vivir "Pipi calzas largas". Yo ya había leído sobre esta corriente, y no hacía más que imaginarme a Friedensreich desnudo por esas calles y encima de un váter lleno de plantas, mientras los hippies vieneses proclamaban paz . Paz, en una Europa que se estaba recuperando de la guerra, sin dejar de germinar otras.

    Lo que más me llama la atención de todo esto, es que las ciudades, son testigos silentes desde los movimientos sociales más sanguinolentos , hasta los más extravagantes. Desde la ampulosa Sisi, emperatriz, el clasicismo y la música, pasando por la sensualidad hecha pintura de Gustav Klim el psicoanálisis freudiano, el nazismo, y el Hundertwasser. 

    Sin duda Viena es un armario de ropa en el que siempre vas a encontrar algo que ponerte.

    Fuentes:  www.Hundertwasser.com
                 
    http://hacedordetrampas.blogspot.com.es/
    Por dentro ni una sola linea recta (ni si quiera en el cuarto de baño)



    3 comentarios:

    Juanjo dijo...

    ¿Puedes creer que aun no conozco Viena?...Aunque se que ire en algun momento y tu maravillosa entrada me ha dado una razon mas para ir
    No conocia ni la casa ni la teoria de las cinco pieles y me han parecido ambas sumamente interesantes.....me encanta aprender de ti...creo que eres una buena profesora :)
    Un besazo Clara

    pekosilla dijo...

    jajaj veo que nuestro método educativo se basa en la simbiosis! Muchas gracias por el halago!¡¡pues te sentirías muy identificado con la ciudad, ya que es una de las más heterogéneas que he visitado ; en menos de dos horas puedes cruzarte con un jeque árabe mirando escaparates de alta joyería con su prometida envuelta en un Burka, pasando por pintores y bohemios, músicos de toda índole e incluso llegué a ver transexuales vestidos de Hilda con sus tacones perlas y guantes!! Y LO MEJOR DE TODO SON SUS CAFÉS Y TARTAS!!

    Rincón del caracol dijo...

    Hace ya mucho entré en una casa "SIN NINGUNA ESQUINA - SIN NINGÚN ANGULO RECTO"... y créeme... esa experiencia me acompañará siempre...

    Muy interesante tu entrada !